La fotografía de moda no es sólo la captura de un momento fugaz, ha trascendido de la mano de fotógrafos como Tim Walker y se ha transformado en la representación de un mundo onírico, cargado de belleza y extravagantes imágenes que se prolongan en el tiempo, con escenografías cuidadas, llenas de detalles y romanticismo que definen su inconfundible estilo.

Tim Walker
Tim Walker
Tim Walker en su replanteamiento de universos fantásticos, recreó con personas de carne y hueso, las tentaciones y pecados humanos de la obra El Jardín de las Delicias del pintor holandés Jheronimus Bosch, conocido como “El Bosco”.

“El jardín de las delicias” es una pintura enigmática y sugerente, considerada como una de las obras más fascinantes, misteriosas y atrayentes de la historia del arte, que ha cautivado por siglos a generaciones de personas que sucumben ante su encanto provocativo. El conocido e insinuante tríptico recrea momentos del paraíso, el cielo y la tierra.

En la obra, particulares criaturas a medio camino entre lo humano y la fantasía sucumben a los placeres, los pecados y el disfrute, manteniendo relaciones entre ellos, comiendo fruta o retozando en el césped.

Tim Walker y el Jardín de las Delicias

Generalmente, cuando pensamos en fotografía de moda surgen rápidamente nombres icónicos como Newton, Avedon-del que Walker fue asistente-, Bassman, Bourdin o los trabajos más recientes y renombrados de Steven Meisel o Steven Klein, que están ocupando con sus nombres las campañas más importantes a nivel mundial.

Pocas veces, surge el nombre de Tim Walker, quien ha trabajado con Love Magazine, Vogue,  Harpers´Bazar y con las marcas: Dior, Gap, Neiman Marcus, Burberry, Bluemarine, WR Replay, Comme des Garçons, Guerlain, Carolina Herrera, etc., además de publicar libros con su particular forma de capturar el mundo.

Walker es inusual, como sus propuestas y por lo mismo, mantiene un sello inconfundible en cada una de sus capturas.

La admiración de Walker por el Bosco y su fascinación por el Jardín de las Delicias, fueron el motor para reinterpretar con su cámara una versión particular de este provocador jardín del goce y la tentación para Love Magazine.

Durante cinco días el fotógrafo se sumergió en este universo de instintos y sensualidad, para recrear escenas en donde la desnudez y la provocación sexual están muy presentes, en medio de un aura de sutileza que evita lo grotesco, para cautivar por medio de la insinuación.

Para llevar a la realidad, la idea que concebía en su imaginario, Walker contó con la ayuda de la escenógrafa Shona Heath y la atípica e inquietante belleza de las modelos Anna Cleveland, Anne Lise Maulin y Melanie Gaydos entre otros.

Confabulado con maquilladores y estilistas pudo concretar que estas bellas escenas se transformaran en imágenes con personas de carne y hueso que parecen extraídas del propio cuadro.

El contador de cuentos

Las fotografías de Walker, nos transportan a mundos oníricos, de herencia británica, de puestas en escena perfectas y de producciones que implican profesionalismo e imaginación. Walker es un contador de historias a través de imágenes estáticas.

Su particular imaginario le ha servido para formar parte de exposiciones en el Design Museum de Londres y ha propiciado que el Victoria & Albert o la National Portrait Gallery adquieran algunos de sus trabajos para que formen parte de su colección permanente.

Walker también se ha atrevido a llevar sus mundos imaginarios a la acción: en 2010 debutó como director con su primer cortometraje, The Lost Explorer, trabajo con el cual obtuvo el premio al Mejor Cortometraje en el Festival de Chicago del 2011.

Para el fotógrafo cada fotografía es “una fantasía única”:

“Investigo mucho acerca de la persona a la que voy a retratar. Me pregunto quién es, qué representa, por qué me atrae… Considero que cuando estás retratando a alguien estás salpicando su identidad y creo que eso es algo con lo que hay que tener mucho cuidado”, sentencia Walker

También ha colaborado con el director de cine Tim Burton, quien, al igual que él, posee una visión estética muy particular, y ha retratado a los legendarios Monty Phyton, entre otras personalidades.

 

Para conocer más de su trabajo puedes visitar su página

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here