Un #PersonajeImpure es alguien que trasciende sus limitaciones o las impuestas por el entorno y persigue un ideal de vida diferente a lo convencional. Sus proyectos se transforman en acción y genera una reacción en el entorno en el que vive o entre quienes le rodean. Es por principios valiente, independiente, cree en el cambio y está en constante evolución.

Anaí
Anaí

Anaí nació en Santiago de Chile, luego vivió en las provincias de Quilpué y Villa Alemana, donde realizó sus primeras incursiones musicales con bandas de rock durante su adolescencia. Antes de cumplir 20 años se trasladó a vivir a Berlín, Alemania, en donde siguió estudiando, indagando y vivenciando diferentes músicas, personas, historias y momentos que han transformado su estilo en una fiel manifestación de lo que vive, siente y busca proyectar.

Nombre: Anaí

Edad: 28 años

Oficio/Profesión: Músico

Lugar de residencia: Berlín, Alemania.

Impure: Hemos podido ver el video de No quema de tu nuevo disco Humano…hay una evidente conexión entre tus raíces y el lugar en el que vives ¿todo el disco presenta esta búsqueda? ¿es una forma de no olvidar la raíz o una forma de promover lo poco explorado de la música popular propia de latinoamérica y presentarla en una urbe que se mueve al ritmo de electrónica?; ¿Es como plantar una flor en medio de una sociedad que avanza demasiado rápido y olvida lo esencial?

Anaí:Esa conexión es algo que ha sucedido automáticamente en estos 8 años viviendo en Berlín. Es imposible olvidar de donde vengo, habiendo nacido y vivido la mayor parte de mi vida en Chile. Por otro lado, Berlín no sólo se mueve al ritmo de los beats electrónicos. Como cosmópolis, nos da la posibilidad de sumergirnos en un mar de culturas y costumbres diferentes. Aquí puedes escuchar y bailar de todo.

Humano contiene nostalgias latinoamericanas muy notorias, pero eso es algo que me salió del corazón. No quiero -ni me resulta- darle mucha forma a la inspiración. Cuando intento encarrilarla demasiado, se amurra y no me visita más. Primero hay que permitirle una vía de expresión y luego se va afinando con lo que uno ha aprendido en la vida o lo que esté más presente en el momento. Pero claro que es importante para mí andar con esas Nomeolvides en la mano y plantarlas en el camino.

¿De qué forma crees que tu quehacer cotidiano impacta en la sociedad en la que vives?

Creo que mi manera de escribir es muy sincera y eso puede darle a la gente una sensación de ser comprendidos y no sentirse tan solos o como si fueran los únicos a los que les ocurren ciertas cosas. Es importante, el poder expresar la pena, la rabia, la sensualidad, las preguntas que hace plantearnos esta sociedad y todas esas emociones y esos estados que experimenta cualquier ser humano.

¿Cómo te planteas cada canción?

En mi caso, las canciones no nacen de un método. Normalmente, en medio del juego llega una progresión de acordes, el fragmento de una melodía o una frase… Como decía un profe: “…cuando llegan con el correo”. Quizás hay sentimientos e ideas recurrentes esos días o una vivencia especial y cuando llegan las tonalidades, todo calza. A veces sucede muy rápido. Escucho la música en mi cabeza, el texto hace sentido y ¡pum!… La canción está “lista” en 2 horas.

Hay otras más porfiadas que pueden tomar años, en que la melodía o los acordes me penan como un almita que no ha encontrado su cuerpo. A esas quizás se les podría dedicar más método.

¿Qué piensas del momento actual que vive tu ciudad…?

La ciudad en la que habito está viviendo una metamorfosis rápida y agresiva: la gentrificación. Hace años el sueño que se tenía de Berlín era llegar a una ciudad multicultural, con muchas posibilidades de panorama y al mismo tiempo de fácil acceso. El costo de vida era muy bajo en comparación a cualquier otra ciudad de Europa central. Pero como el underground se ha convertido en una moda, la esencia especial que tenía este lugar se transformó en un producto y un bien de consumo. Aún así, Berlín me da la impresión de tener una naturaleza obstinada, que no desaparecerá tan fácil. Eso es lo que me gusta.

¿Cómo sería tu ciudad ideal?

Creo que el seguir aquí es un indicador de que Berlín sigue siendo mi ciudad ideal, a pesar de todos sus cambios.

¿Qué le sobra a tu ciudad y qué le falta?

Se me hace difícil pensar en una respuesta. ¿Y si nos preguntásemos lo mismo sobre una persona? Esta ciudad es como es y la acepto como tal. Si las cosas que no me acomodan me hicieran desagradable habitarla, entonces sería hora de migrar de nuevo. El quitarle o agregarle cosas significaría transformarla en otra ciudad. Por eso creo que no le sobra, ni le falta nada.

Anaí sin fronteras

¿Qué te gustaría poder hacer desde la música que aún no has logrado o que vas en camino a lograr?

Me gustaría seguir viajando y conociendo gente y sus músicas. También seguir trabajando con los DNA’s y crear mucho más y presentarnos en muchos otros lugares. Me gustaría aportar al intercambio cultural.

Anaí
Anaí & DNA’s

¿En qué estás trabajando ahora?

Estamos trabajando en nuevas canciones que serán parte del próximo disco. Estamos también preparando un set semi acústico, para adaptarnos a escenarios y locales más pequeños y así también permitir un poco de espontaneidad, que es algo que nos vendría bien. Siento que los shows con los DNA’s han sido casi siempre mega eventos, lo que requiere muchísimo trabajo previo también. Estaría bueno tocar más seguido e ir jugando con las canciones que ya son parte del repertorio.

¿Si pudieras cumplir el sueño de una vida ideal cómo sería?

Viajar y tocar, viajar y tocar, viajar y tocar…

Te damos cuatro líneas para que digas lo que quieras (agradecer, reclamar, denunciar, desahogar, poetizar, profetizar, dirigirte a ciudadanos)

Me preguntan seguido si planeo volver a “mi” país, que es algo que me confunde, porque no poseo ningún país. Me irrita que me pregunten si me siento más chilena o más alemana, porque no le pertenezco a una nación. Nación es un concepto nebuloso si hablamos de sentimientos. Las identidades las definen distintas culturas y entornos, no las delimitaciones administrativas. Mi identidad es la de un migrante.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here