Hablar de Virginie Despentes es hablar de una nueva voz feminista que se alzo hace diez años, cuando vio la luz su poderoso ensayo Teoría King Kong, que ha vuelto a ser editado para que las nuevas generaciones accedan a la teoría de género con una mirada cruda, valiente, directa y necesaria, un manifiesto imprescindible para entender la lucha feminista contemporánea.

Virginie DespentesDespentes (Nancy, Francia 1969) nació en una familia de clase obrera, trabajó en una tienda de discos y un peep-show. Fue puta y punk rocker, dejó casa y estudios a los diecisiete, misma edad en la que fue violada mientras hacía auto-stop, se peleó con sus padres, fue ingresada en un centro psiquiátrico, bebió alcohol en abundancia, se metió todas las drogas que quiso, tuvo sexo con cientos de hombres, dejó las drogas, se hizo lesbiana y encontró el equilibrio al tiempo que ha escrito una decena de novelas, ganado premios y dirigido tres películas.

“Lo primero que pensé cuando me violaron tres desconocidos fuera de mi zona de confort, fue que iba a morir. Lo relacioné de manera directa. De hecho, sería casi la decisión “más inteligente” por parte del agresor, de esa forma no se arriesgan a ser delatados a la policía. En mi caso, la proximidad de mi propia muerte o la facilidad con la que pudo ocurrir fue incluso más traumática que la propia violación. Pero desde luego, tanto este caso como el de la chica violada y asesinada mientras hace running, forma parte del mismo hilo de violencia de los hombres hacia las mujeres. Y de cómo nosotras nos sentimos intimidadas constantemente.”

Nunca deseó ser famosa, pero muchos lectores se unieron a ella desde su primera novela, “Fóllame” (1998, convertida en filme y dirigida por ella en el 2000). Ahora, su trilogía “Vernon Subutex”, ha vendido más de 500.000 copias.

Pese a toda esta sobreexposición, conferencias, reconocimientos y aplausos, Despentes no se ha convertido en una entidad de la cultura ni una voz burguesa de su postura política: sigue siendo en muchos sentidos, la insobornable «puta punk sin pelos en la lengua» de su juventud alborotada.

Fóllame / Baise-moi

En 1993, tras ser rechazada por varias editoriales, Virginie Despentes publicó “Baise-Moi” (Fóllame, traducido al español), un libro que escandalizó a muchos y que fue su ingreso al mundo de la literatura.

Portada del libro: Baiso-Moi.

En el libro contaba la vida de una joven violada por tres hombres y de una mujer prostituta, que se unían para cobrar venganza. A través de esas páginas contaba parte de su propia historia y de lo que la violación había provocado en su interior. “Fóllame” fue publicado tan solo un año después de que la autora dejara la prostitución, hecho que quizás promoviera que la crítica lo aniquilara, al mismo tiempo que se volvía una pieza de culto entre los más jóvenes.

En el 2000, Despentes llevó el libro a la pantalla grande. Co-dirigido con la actriz porno Coralie Trinh Thi, el film acaparó la atención en el Festival de Cannes para después caer en desgracia ante los ojos de asociaciones conservadoras y del Estado Francés. Hecho que se tradujo en que el film fue retirado de las salas de cine por su contenido explícito de sexo y violencia, y la película quedó confinada a las salas triple X.

Escena de la película.

Al boicot por parte de los moralistas y el gobierno, surgieron críticas que destacaban que la obra promovía el “odio” hacia los hombres, a lo que Despentes respondió con contundencia:

“Sienten la necesidad de decir que la violencia no es la solución. Sin embargo, el día que los hombres tengan miedo de que les laceren su sexo a golpe de cúter cuando acosen a una chica, seguro que de repente sabrán controlar mejor sus pasiones masculinas y comprender lo que quiere decir no”.

Teoría King Kong

En 2006, los conservadores franceses volvieron a escandalizarse con el nuevo libro de Virginie Despentes. En él, toma una vez más su vasta experiencia vital y desgrana a una sociedad que oprime a la mujer. Escribe por y para las mujeres, pero también para los hombres que padecen al patriarcado.

Escrito en primera persona cuenta en no más de 200 páginas, su propia violación y relata que no sintió rabia hasta que a una amiga le pasó lo mismo. La ira que tenía guardada se despertó y empezó a ver el mundo con otro prisma, con asco y desdén.

“Como llevamos minifalda, como tenemos una el pelo verde y la otra naranja, sin duda «follamos como perras», así que la violación que se está cometiendo no es tal cosa. Como en la mayoría de las violaciones, imagino. Imagino que, después, ninguno de esos tres tipos se identifica como violador. Puesto que lo que han hecho es otra cosa. Tres con un fusil contra dos chicas a las que han pegado hasta hacerlas sangrar: no es una violación. La prueba: si verdaderamente hubiéramos querido que no nos violaran, habríamos preferido morir, o habríamos conseguido matarlos. Desde el punto de vista de los agresores, se las arreglan para creer que si ellas sobreviven es que la cosa no les disgustaba tanto.”

Luego, relata que cuando empezó a ejercer la prostitución en Lyon era porque lo consideraba más rentable que trabajar durante horas por un sueldo miserable:

“Trabajaba en un supermercado, en el revelado fotos en una hora. Tenía 22 años (…) Odiaba trabajar. Me deprimía la cantidad de tiempo que me robaba, lo poco que ganaba y la facilidad con que gastaba el dinero…Ganar un máximo de dinero, en mínimo de tiempo, y después no pensar en ello fue mi fórmula durante los años de protitución”.

Tras esta declaración, plantó una división entre las feministas ya que se manifestó a favor de la legalización de la prostitución, si bien admite que en su experiencia tuvo suerte porque ningún cliente fue violento con ella y que eligió ser prostituta para hacer dinero rápido. Su postura ha sido fuertemente criticada por las abolicionistas, ya que consideran que la prostitución es fruto de un sistema patriarcal que pone el cuerpo de las mujeres a su servicio y que ninguna defensa es posible.

Teoría King Kong es, en definitiva, con sus reflexiones sobre la pornografía, la masturbación y la calificación de la violación como terrorismo debido a que es una forma de ejercer el miedo para dominar a las mujeres, es un manifiesto necesario que suma contundencia al discurso feminista desde la diferencia y desde la crítica al modelo capitalista, para lo que propone que todos los géneros se liberen de las ataduras impuestas por el sistema.

“Escribo desde la fealdad, y para las feas, las viejas, las camioneras, las frígidas, las mal folladas, las infollables, todas las excluidas del gran mercado de la buena chica, pero también para los hombres que no tienen ganas de proteger, para los que querrían hacerlo pero no saben cómo, los que no son ambiciosos, ni competitivos, ni la tienen grande. Porque el ideal de la mujer blanca, seductora, que nos ponen delante de los ojos es posible incluso que no exista”

Vernon Subutex

Es una trilogía que desentraña a los oscuros personajes del submundo parisino, pero que al mismo tiempo nos tira a la cara un vómito con los “dolores” del nauseabundo mundo primermundista. Una obra intensamente aplaudida que se convirtió en best-seller.

“Vernon Subutex” una obra sobre el abuso, la desorientación, el egoísmo, el yate de recreo que conduce a la muerte y la barca desvencijada que devuelve al náufrago, la cínica diversión de una mujer que conoce su lugar en el mundo y el lugar de las demás mujeres, el porvenir que han ideado los hombres sin contar con las mujeres.

Vernon Subutex, primer tomo, publicado el año 2015.

Es una obra cuyo protagonista es un hombre y su historia deja huellas en carne y memoria sobre la violencia que se ejerce contra la mujer en distintas, evidente y sútiles formas de agresión en todos los ámbitos.

El primer tomo fue publicado el mismo día en que se cometieron los atentados contra Charlie Hebdo en París, el 7 de enero de 2015. Vendió más de medio millón de copias. El segundo salió en 2016, y el tercero, el 2017, aunque acaba de llegar a América Latina.

La historia de Vernon es el punto de partida para contar una decena de microhistorias que se entrecruzan entre sí y que disparan contra todo lo que se puede: mujeres aburguesadas, hombres vacíos, la izquierda, la derecha, movimientos culturales, sociedad francesa contra la inmigración, la falsa conciencia, la mediocridad humana y el exceso de vacío, el doble estándar cuando se trata del consumo de sexo, o el estado de bienestar, la violencia de género, etc. Todas estas historias sirven para criticar y ridiculizar a Francia.

Vernon Subutex, segundo tomo, publicado el año 2016.

Vernon Subutex es Virginie Despentes, sin embargo, la autora es víctima de una paradoja. Mientras que ella fue despreciada por buena parte de la sociedad hasta que pudo instalar su nombre, y todavía genera rechazo en ciertos sectores conservadores, Vernon es erigido como un héroe y un protagonista digno de best-seller.

 

“Lo que me ha jodido un poco es la sensación que he tenido de que hay mucha diferencia en la percepción de los lectores y de la crítica cuando se trata de un personaje masculino…Vernon hace lo que le da la gana y todo el mundo lo ve como un derecho. Si Vernon fuera una chica, hubiera tenido los mismos lectores, pero la crítica lo hubiera recibido de manera diferente”

Vernon Subutex, tercer tomo, publicado el año 2017.

Y es cierto, todavía queda mucho por hacer, asimilar y educar para que las mujeres sientan la misma seguridad que un hombre al enfrentarse a la vida y a lo cotidiano, es por eso que autoras como Despentes son necesarias, para recordar la voz que no siempre es escuchada, la historia desagradable que se mantiene en secreto y denunciar lo que muy pocos se atreven a decir… sigue siendo necesario incomodar hasta que lo incorrecto sea haga evidente y con suerte, la injusticia se vuelva inaceptable socialmente.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here