Steven Spielberg lo ha vuelto a hacer: el realizador estadounidense mezcla con maestría y nostalgia la realidad virtual y la ciencia ficción en Ready Player One.

Ready Player OneEl director no renuncia a seguir filmando y creando mundos que conectan a nuestros sentidos con una realidad que parece que formara parte de nuestras propias historias y de nuestra propia imaginación.

Esta vez, Spielberg ha tomado la novela de Ernest Cline “Ready Player One” y ha declarado con una honestidad contundente:

“Cualquiera que la haya leído y que tuviera una conexión con la industria del entretenimiento hubiera querido adaptarla para la pantalla grande…en el libro hay 7 películas, a lo mejor 12. Cuando nos pusimos a diseñar cómo iba a ser el filme nos dimos cuenta que todo pasaba por tratar de encontrar una historia que nos permitiera hablar de estos dos mundos, y que a la vez funcionara como una fábula que nos diera la posibilidad de elegir en cuál queremos vivir, si en el mundo real o en un universo escapista, porque era un tema con el que tenía una conexión muy profunda”

Así explicaba el director de 71 años, la dicotomía que presenta la historia que refleja un cuestionamiento que igualmente lo representa: su filmografía deambula entre el cine histórico y el fantástico, creando un universo propio de realidades paralelas. Al respecto, ha declarado:

“Para mí, esta película ha sido mi gran escape… Esta película ha cumplido con todas las fantasías y los lugares mágicos a los que voy con mi imaginación cuando me escapo de la realidad. Por suerte, pude vivir en este mundo durante tres años. Pero volví a la tierra un par de veces e hice El puente de los espías y Los archivos del Pentágono mientras trabajaba en Ready player one. Lo de ir de la realidad social al más puro entretenimiento escapista fue como un verdadero latigazo, y eso tuvo un impacto en mí. Volvió un poco locos a mi esposa y a mis hijos, que no sabían con quien se iban a encontrar cuando papa volvía a casa cada noche”.

Steven Spielberg durante el rodaje.

Para Spielberg, la ciencia ficción es un territorio común. Sin embargo, Ready Player One lo hizo incursionar en realidades inexploradas por su imaginación, esto, debido a que gran parte de la acción transcurre en un mundo virtual en donde todas las posibilidades son factibles:

“Hicimos esta película en un plató abstracto. La única forma en que los actores podían entender en donde estaban era usando gafas Oculus de realidad virtual. Cuando las tenían puestas podían ver el plató completo, pero cuando se las quitaban solo veían un espacio blanco de 370 metros cuadrados al que llamábamos “el volumen”. Si se ponían las gafas estaban en el sótano de Aech, o en alguno de los otros sitios que aparecen en el filme, por lo que rodar esta película fue verdaderamente una experiencia extrasensorial”

ha declarado el director.

Ciencia ficción, nostalgia y juventud

Escena de Ready Player One

Además, el prolífico director ha admitido que lo que más le ha impactado durante la filmación, fue la energía durante la filmación que fue potenciada por un elenco joven, en donde los roles principales fueron interpretados  por Tye Sheridan, de 21 años, y Olivia Cooke, de 24:

“La edad de todos ellos sumaba menos años que los que tengo yo. Creo que me contagié de la energía que tenían. Llegaba a trabajar por la mañana y Olivia me preguntaba qué era lo que íbamos a hacer, porque no veía la hora de empezar a filmar. Y luego Lena me pedía que le propusiera lo que quisiera, que ella estaba lista. Lo mismo ocurría con Tye. Todos estaban siempre disponibles para trabajar, y en cierta forma, para jugar como si fueran niños en un arenero. Eso fue lo que pasó, nos volvimos todos niños, por más que estuviera trabajando con actores veinteañeros”.

Como era de esperar, para los fanáticos del director, aunque la historia transcurre en el año 2045, un año en que la realidad virtual ha alcanzado niveles majestuosos de versatilidad, Ready Player One está plagada de referencias a los ’80 e incluso a películas dirigidas por el director.

Tye Sheridan, Olivia Cooke y Steven Spielberg durante el rodaje.

La nostalgia forma parte de nuestras vidas a medida que sumamos años y el director no rehúye de esa conexión, al contrario, parece servirse de ella y potenciar su salto al presente y el futuro a través de ese sentimiento inevitable:

“Tengo una relación muy íntima con la nostalgia: Se basa en el hecho de que cuando tenía 11 o 12 años empecé a filmar películas de mi familia en Super 8 cuando nos íbamos de campamento en Arizona. Más tarde aparecieron las videocámaras y en eso filmaba. Y luego empecé a llevar mi cámara sonora de 8 mm mientras compartía muchas horas con Coppola, Lucas, Scorsese y DePalma. Básicamente vivo en la nostalgia. Y esa, es probablemente la razón por la que respondí con tanto entusiasmo al libro de Ernie y al guión de Zak, porque vivo de esa manera la mayor parte de mi vida”.

Escena de Ready Player One

Actualmente, el director prepara el remake de West Side Story. Desde Impure seguimos celebrando sus películas y sirviéndonos de su nostalgia, atesorando en nuestra propia genética películas como E.T, Indiana Jones, Encuentros Cercanos del Tercer Tipo, Tiburón y un enorme etc…

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here