El infierno de Dante Alighieri cobra forma, dramatismo y color a través de las ilustraciones que el poeta y artista romántico William Blake realizó para una de las obras más estremecedoras de la literatura de todos los tiempos:  La Divina Comedia.

La Divina Comedia

Dante Alighieri (1265–1321), fue un maestro del Renacimiento, es el autor de una de las obras cumbre de la literatura universal, la Divina Comedia, que ha trascendido hasta nuestros días marcando generaciones de creadores, cineastas y lectores que se siguen maravillando ante las imágenes y la contundente obra.

Es destacable, que el escritor, concluyera la Divina Comedia el mismo año de su muerte, mientras su existencia se desvanecía fue capaz de cerrar el extraordinario texto que describe los “viajes” del propio Dante por el Infierno, el Purgatorio y el Paraíso, viaje que revela “el profundo trayecto que realiza el alma hasta llegar a Dios”.

William Blake (1757-1827), era el ferviente creyente de la revolución social, un místico esotérico y un profeta visionario, fue una de las figuras más importantes del arte inglés de finales del siglo XVIII y comienzos del XIX. Se decía que era capaz de visualizar el futuro e incluso conectar con otras dimensiones, otros pensaban que sus visiones estaban influenciadas por los brebajes alucinógenos que consumía.

El inglés, como muchos, se sintió profundamente impactado por la obra maestra del italiano, precisamente durante los últimos años de su vida y lo manifestó realizando 102 ilustraciones, que incluyen desde bocetos a lápiz hasta acuarelas.

Esas ilustraciones son las que hoy salen a la luz en un volumen único junto a la obra que inspiró las visiones de sus últimos días.

La magnífica unión, fue idea del catedrático de Historia del Arte en la Universidad de Viena Sebastian Schütze y Maria Antonietta Terzoli, filóloga experta en literatura italiana, cuya idea fue acogida y publicada por la editorial Taschen.

Juntos han concebido una obra única que explora los viajes de Dante por el infierno, el purgatorio y el paraíso a través de las ilustraciones de William Blake.

La obsesión de Blake por la obra de Dante

La historia cuenta que Blake, fan declarado de la obra de Dante,  recibió un día por parte del pintor y paisajista John Linnell el encargo de ilustrar la Divina Comedia hacia el año 1824.

Blake se abocó a la tarea de manera tan extensa como el propio poeta. Sus ilustraciones narran desde los suplicios del Infierno hasta la felicidad del Paraíso, desde las crueles amputaciones de los condenados hasta la belleza divina de los redimidos.

Trabajó en la obra hasta los últimos días de su vida.

Las ilustraciones, que en el momento de la muerte de Blake se hallaban en diferentes fases de ejecución, se encuentran hoy repartidas por el mundo en siete instituciones distintas.

A través de la edición de esta obra, se ha logrado reunir de nuevo todas las imágenes creadas por el inglés, acompañadas de fragmentos de la obra maestra que ilustran.

Además, dos textos introductorios evalúan la figura del escritor y del pintor poniéndolos en relación con otros importantes artistas que también se inspiraron en la Divina Comedia, como Sandro Botticelli, Miguel Ángel, Eugène Delacroix, Gustave Doré y Auguste Rodin.

William BlakeLas ilustraciones de la Divina Comedia de Dante
Autores: Sebastian SchützeMaria Antonietta Terzoli
Tapa dura encuadernada en tela con 14 páginas desplegables
Punto de lectura de tela, 28,5 x 39,5 cm,
324 páginas
ISBN: 978-3-8365-5516-6
Edición: Spanish

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here