Contracultura, pasión y hastío son las premisas para que surgiera Riot Grrrl, un movimiento que hasta el día de hoy late en algunos países del mundo y cuyo legado visual y estético sigue formando parte del feminismo contemporáneo.

Riot GrrrlCorría el año 1991 cuando la policía de Washington D.C.  abatía a tiros a un joven inmigrante salvadoreño en las calles.

El hecho no pasó desapercibido para la joven activista Jen Smith, que horrorizada declaraba:

“Necesitamos iniciar una revuelta de chicas [girl riot]”

Pocos meses más tarde, su declaración se transformó en un estallido de energía colectiva, que generó un espacio de empoderamiento femenino sin precedentes en la historia del rock.

El movimiento Riot Grrrl es un estallido de energía comunitaria, autogestionada e independiente que se caracterizó por la publicación de fanzines y estar ligado a la escena punk, en donde las Bikini Kill jugaron un rol fundamental.

Sin embargo, y pese a citarse a Kathleen Hanna como una de las principales impulsoras del movimiento, gracias a la relevancia de Bikini Kill, las Riot Grrrls supusieron el resultado de un estallido de energía común, donde la contracultura, la auto-organización y el do it yourself jugaron un rol crucial.

El punk y su llamado furioso a desligarse del sistema, a entender que no es necesario formar parte de la norma para ser oído y  la idea de crear una comunidad autogestionada para decir lo que piensas bajo tus propios acordes, fue uno de los alicientes más explosivos.

La génesis de una revolución que resuena hasta nuestros días

El punk surgió en New York a mediados de los 70, poco después en Gran Bretaña, y finalmente se propagó a otros países que conectaron con el grito de libertad….grito que hasta hoy en día tiene representantes en algunos países que sufren mayor opresión.

El  movimiento ofreció la promesa de un cambio, se sentía el deseo de cambiar el mundo, y el punk se ofrecía como un movimiento igualitario e integrador, que alentaba a hombres y mujeres a dejar de observar la sociedad y a ser protagonistas de la historia.

En ese contexto, surgieron un sinfín de bandas de mujeres o en las que ejercían el rol de líderes: Gaye Advert, encabezando a la banda londinense The Adverts; Poly Styrene, al frente de la banda mixta X-Ray Spex; las vanguardistas The Slits y The Raincoats; Lesley Woods y Jane Munro de Au Pairs, procedentes de Birmingham; la banda femenina californiana de new wave The Go-Go’s; la poeta punk Patti Smith; Tina Weymouth, batería de Talking Heads; Poison Ivy de The Cramps; Kleenex / LiLiPUT desde Zürich.

Todas ellas, abrieron el camino a las mujeres que generaciones más tarde, tomaron instrumentos y alzaron sus voces con letras agudas y libres de adornos; y aunque no todas forman parte de la historia oficial, es indudable que su legado sirvió de semilla para el nacimiento del movimiento Riot Grrrl.

El momento exacto en que surge el movimiento es difuso: muchos afirman que las Riot Grrrl surgieron como movimiento tras la International Underground Pop Convention, en Olympia, en agosto de 1991, en una jornada dedicada exclusivamente a las bandas femeninas.

Pero en una entrevista al diario inglés The Guardian, Everet True, de Huggy Bear, explica que la primera reunión fue en el parque Malcolm X de Washington DC.

Las precursoras

Algo innegable es que la fusión entre punk y periodismo de panfleto sirvieron como preludio al movimiento que estaba por surgir: la primera, revista-panfleto, Jigsaw (1988), fue editada desde Olympia por la música Tobi Vail, interesada en difundir las conexiones entre punk y feminismo en EEUU, dicha publicación sirvió de inspiración para el nacimiento de Girl Germs (1989) creada por Molly Neuman y Allison Wolfe, dos estudiantes de la Universidad de Oregon , integrantes de la banda Bratmobile.

Portada de la revista Girl Germs.

Lo único cierto, es que tanto las  Bikini Kill, como las chicas de  Bratmobile, son las mujeres insignes en el surgimiento del movimiento a través de la creación de un nuevo fanzine llamado Riot Grrrl.

“Porque creemos con todo nuestro corazón, mente y cuerpo que las mujeres constituyen una fuerza de alma revolucionaria que puede y va a cambiar el mundo real.”

–Manifiesto RIOT GRRRL

Las Riot Grrrl tuvieron impacto en las mujeres de las comunidades locales que asistían a sus reuniones y conciertos, incluso se sirvieron del ‘grunge’ ya que Kurt Cobain las reivindicaba como influencia.

Sin embargo, siempre han estado en un segundo plano en la cultura oficial de la música, en parte por su carácter anárquico y también por las críticas recibidas por la prensa que usualmente las catalogó de feminazis o de sólo representar a la mujer blanca. Además, intentaron desprestigiarlas diciendo que sólo buscaban menospreciar a los hombres a través de este movimiento.

Manifiesto Riot Grrrl.

En este punto es necesario destacar proyectos como el de las pioneras L7, Sleater Kinney o Slant 6 en EEUU; Huggy Bear, Mambo Taxi o Voodoo Queens en Gran Bretaña, o las hermanas Lidia y Mabel Damunt en España, al frente del trío mixto Hello Cuca y el fanzine Miau.

Pese a todas las trabas, la ausencia de registros mediáticos, las críticas e injurias, las Riot Grrrl no sólo no conformaron una red que antes no había tenido manifestación similar, sino que además, desde el principio, encontraron fuertes adhesiones y tejieron una red de expresiones que hasta el día de hoy perviven como un referente  de inspiración.

Fue a finales de los años 90, cuando la intensidad que había caracterizado al movimiento pareció entrar en un momento de desaceleración. En parte, por su insobornable vocación de permanecer al margen del mainstream y también por su falta de organización global.

Sin embargo, a día de hoy la existencia de colectivos tan vivos como las Pussy Riot demuestran que las Riot Grrrls fueron y son una fuerza irreductible. Una historia sobre personas que un día descubren que no necesitan permiso para hacer lo que quieren y decir lo que les molesta…larga vida a las Riot Grrrl!

Pussy Riot.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here