Vivimos días que para algunos hombres están siendo una pesadilla, pero que son el reflejo de años de tortura a mujeres que guardaron “el secreto” por temor a no ser escuchadas, a perder sus carreras, o a ver como sus trabajos eran cuestionados por ser víctimas de estos depredadores sexuales que las obligaron a seguir adelante sin tener más opciones que el silencio.

Not suprised

Hace unos días, Knight Landesman, uno de los hombres más influyentes en el mundo del arte y co-editor de la reconocida publicación comercial Artforum, renunció un día después  que la escritora Raquel Corbett, de la publicación artnet News denunciara haber sufrido acoso sexual realizados por varios hombres y mujeres en su contra entre los que destacaba su nombre.

Además, es destacable que Landesman, renunció  el mismo día en que la ex empleada de Artforum, Amanda Schmitt entabló una demanda en el Tribunal Supremo del Estado de Nueva York contra Landesman y su ex empleador, alegando que Landesman la acosó sexualmente durante años mientras que los ejecutivos de la revista hicieron poco, a pesar de conocer su comportamiento, según la denuncia.

Luego de estos hechos y sumados al movimiento online #metoo, un grupo de personas del mundo del arte se han reunido en la primera acción contra el acoso y abuso sexual.

La iniciativa lleva el nombre de “Not Sorprised” , cuya diseminación primera ha sido a través de la red, con su sitio web y redes sociales, a través de esta carta abierta y con la consiguiente lista de quienes han firmado. Este es el primer paso para seguir con otras acciones desde el arte, denunciando algo de lo cual todos estamos exhaustos.

No nos sorprende-Not Sorprised

Somos galeristxs, artistxs, escritorxs, editorxs, curadorxs, directorxs, administradorxs, asistentes y becarixs –trabajadorxs del mundo de arte–y hemos sido manoseadxs, debilitadxs, acosadxs, infantilizadxs, despreciadxs, amenazadxs, e intimidadxs por los que están en posiciones de poder y controlan el acceso a recursos y oportunidades. Nos hemos callado, amenazadxs por el poder ejercido sobre nosotrxs y las promesas de éxito institucional y ascenso profesional.

No nos sorprende que curadores nos ofrezcan exposiciones a cambio de favores sexuales. No nos sorprende que algunxs galeristas idealicen, minimicen y escondan el comportamiento abusivo de los artistas que representan. No nos sorprende que una reunión con un coleccionista o un potencial patrono se convierta en una propuesta sexual. No nos sorprende que se tomen represalias en nuestra contra cuando no nos ajustamos a sus demandas. No nos sorprende que Knight Landesman nos manosee en una feria de arte mientras nos promete que nos ayudará en nuestra carrera.

Esta carta abierta tiene como origen una discusión grupal sobre el acoso sexual en nuestro campo, siguiendo las revelaciones recientes de conducta sexual inapropiada (un secreto a voces y conocido desde hace tiempo dentro de la industria). La conversación se ha ramificó internacionalmente para incluir a artistxs, escritorxs, curadorxs, directorxs, asistentes, becarixs y personas con posiciones institucionales. A menudo un esfuerzo más grande en pos de la equidad se espera de y es llevado a cabo por mujeres de color y personas trans o no binarias. Históricamente, las luchas por la igualdad racial han promovido una agenda feminista sin recibir un apoyo de las mujeres blancas en su conjunto. Nuestra eficacia se apoya en tomar muy seriamente esta intersección y no excluir otros factores corroborativos que contribuyan al sesgo, la exclusión y el abuso. Hay una necesidad imperante de compartir nuestros reportes de sexismo, tratamiento desigual e inapropiado, acoso y conductas sexuales inapropiadas que experimentamos regular, amplia e intensamente.

Muchas instituciones e individuos con poder en el mundo del arte apoyan la retórica del feminismo y la equidad en teoría, beneficiándose muchas veces con estas afirmaciones endebles de sostener una política progresista, al mismo tiempo que preservan normas opresivas y dañinas en la práctica. Lxs que están en el poder ignoran, excusan o cometen ejemplos de acoso y degradación, creando un ambiente de aceptación y complicidad en muchos abusos de poder más serios e ilegales.

La renuncia de un editor en una revista prominente no resuelve un problema que es más grande e insidioso: un mundo del arte que sostiene estructuras de poder a costa de un comportamiento ético. Abusos similares ocurren frecuentemente a nivel internacional y a gran escala dentro de esta industria. Se nos ha silenciado, condenado al ostracismo, patologizado, desestimado por “exagerar” y amenazado cuando hemos intentado exponer comportamientos sexuales y emocionales abusivos.

No nos seguirán silenciando

Denunciaremos a quienes continúen explotándonos, silenciándonos y desestimándonos. Sus acciones no seguirán siendo un secreto, susurrado entre nosotrxs por miedo a que se nos condene al ostracismo, se nos excluya profesionalmente o se nos recrimine. En donde veamos abusos de poder, estamos resueltxs a hablar, a pedir que instituciones e individuos aborden nuestras preocupaciones con seriedad y que se hagan públicos estos incidentes independientemente del género de lxs responsables.

No ignoraremos más las observaciones condescendientes, las manos obstinadas sobre nuestros cuerpos, las amenazas e intimidaciones veladas como coqueteo o el silencio de colegas ambiciosos. No toleraremos que se nos avergüence o se nos ponga en duda y no toleraremos la recriminación que conlleva hablar. No nos uniremos a las “fuerzas especiales” creadas para resolver un problema que nos infligen. Proporcionamos una definición de acoso sexual (ver abajo) para quienes que se sientan desempoderadxs para que puedan señalar un documento que apoya un ambiente de trabajo seguro para todxs.

Nosotrxs, lxs abajo firmantes, hacemos un llamado a las instituciones, mesas directivas y demás colegas, para que piensen bien cómo juegan, o pueden haber jugado, un papel en la perpetuación de diferentes niveles de inequidad sexual y abuso, y cómo van a manejar estos problemas en el futuro.

Ahora somos demasiadxs para que se nos silencie o ignore.

Con todo lo que hemos experimentado y presenciado, esta carta no es una sorpresa.

#NOTSURPRISED
Instagram: @notsurprised2017
Twitter: @Not_Surprised1
Facebook: notsurprised2017

#NONOSSORPRENDE
#SINMIEDO

Imágenes © Jenny Holzer

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here