Bastó remover del pasado una frase de Nikola Tesla para que Internet ardiera en especulaciones, debates y experimentaciones.

Nikola Tesla
Nikola Tesla

Nikola Tesla hizo innumerables experimentos misteriosos, pero él mismo era un misterio . Como es sabido, casi todas las mentes de genios tienen una cierta obsesión, pero la suya se ha transformado en un enigmático mensaje que quiso transmitir y que sólo en la actualidad vuelve a tomar relevancia.

El inventor, físico e ingeniero tenía una visión propia del universo como número, vibración y energía, consideraba que ésta puede ser canalizada para transformar la naturaleza:

“Si supieras la magnificencia de los números 3, 6 y 9, tendrías la llave del universo”

 Con esta frase, Nikola Tesla quiso destacar un enigmático código de la creación y de la energía universal que se manifiesta en el mundo material.

Como prueba de su creencia en este código mágico y universal, Tesla seguía una especie de ritual organizacional y hacía todas las cosas siempre en series de tres:

Tesla caminaba alrededor de un bloque repetidamente durante tres ocasiones antes de entrar en un edificio, él limpiaba sus platos con 18 servilletas, vivía en habitaciones de hotel solamente con un número divisibles por 3. Hacía cálculos sobre cosas en su ambiente inmediato, solo para cerciorarse si el resultado era concebible por 3 y basaba sus elecciones en los resultados. Hacía todo en conjuntos de 3.

Algunos dicen que tenía TOC (trastorno obsesivo-compulsivo), otros dicen que era muy supersticioso. Sin embargo, la verdad es mucho más profunda.

Nikola Tesla y “la llave del Universo”

Nikola Tesla comprendía un hecho fundamental, que es el lenguaje universal de las matemáticas; una ciencia descubierta por el hombre, no inventada por él. Tesla tenía en cuenta los patrones numéricos que ocurren en el Universo, como en las formaciones estelares, el desarrollo de las células embrionarias, y muchos otros que algunos llaman “El Plan de Dios”.

Para entender la importancia de su obsesión, te invitamos a ver el siguiente vídeo en donde se pueden apreciar las notables combinaciones que tienen estos números, particularmente el 9, que da cuenta de una serie de coincidencias significativas que hacen pensar que este número realmente forma parte del programa raíz que da vida al mundo, y lo transforma en el número místico por excelencia.

Algunas de estas impresionantes propiedades del 9 y sus conexiones con el 3 y el 6 están basadas en los 360 grados de un círculo, un número que fue elegido con cierta arbitrariedad, según algunos matemáticos (otros señalan que obedece un patrón observado en la naturaleza).

La perfección no es coincidencia

En términos matemáticos, un círculo podría tener 400, mil grados o cualquier otra cifra. Sin embargo, el 360 es un número especialmente abundante, esto significa, que tiene muchos factores: puede ser dividido en 2, 3, 4, 5, 6, 8, 9, 10, 12… partes.

Mientras que un número como el 400 no puede ser dividido ni siquiera en tres partes iguales de números enteros. Asimismo, el 360 se acerca a los 365 días del año solar, siendo este una especie de círculo cósmico, utilizado tempranamente en la astrología y en la astronomía por los babilonios y otras culturas.

Nikola TeslaEl cielo fue dividido en los 12 signos del zodiaco, cada uno ocupa 30 grados, una aproximación a lo que dura un mes.

El círculo es considerado una forma perfecta y divina y, por lo tanto, el 360 también es un número divino. Para validar la teoría que indica que ninguna de estas divisiones es casual, los investigadores han destacado que los antiguos védicos, también hicieron la división de una rueda astronómica con 12 radios y 360 clavijas. Sin embargo, para muchos científicos contemporáneos, no existe una explicación contundente sobre la relación entre todas estas pruebas.

La contundencia de la obsesión de Tesla

Existe un sistema fundamental al que la naturaleza parece responder: “Las Potencias del Sistema Binario”, en donde el patrón comienza desde uno y continúa duplicando los números. Así se desarrollan células y embriones, por ejemplo, siguiendo el siguiente patrón: 1, 2, 4, 8, 16, 32, 64, 128, 256, etc.

En tanto, el científico Marko Rodin descubrió que en el patrón denominado Vortex Math existe un patrón que se repite: 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, 8, 7, 5, 1, 2, 4, y así hasta el infinito. Aquí, los números 3, 6 y 9 no existen y, según Rodin, esto obedece a que estos números representan un vector de la tercera a la cuarta dimensión, lo que denomina “campo de flujo”. Este campo es una energía dimensional superior, con influencia sobre el circuito energético de los otros seis números.

En la misma línea, Randy Powell, un estudiante de Marko Rodin, asegura que los números 3, 6 y 9 son la clave secreta para la energía libre, lo que Nikola Tesla investigó hasta sus últimos días de vida a los 86 años.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here