Las estatuas Moai de la Isla de Pascua representan uno de los grandes misterios del planeta ya que plantean la eterna incógnita sobre cómo una civilización tan pequeña pudo construir y mover cientos de esculturas de enorme tamaño y peso.

Ahora, ha salido una nueva investigación que parece estar más cerca que nunca de resolver este misterio.

La historia cuenta que los primeros europeos que a las costas de la isla lo hicieron en 1722 y se encontraron casi 900 Moais intactos, para una población que sumaba entre 2.000 y 3.000 personas. Lo que de inmediato hizo calcular que por cada monolito gigante, había menos de cuatro personas.

La investigación:

El estudio publicado en Frontiers in Ecology and Evolution ha establecido el tamaño máximo posible de la población para la civilización aislada de la isla en su apogeo. Según Cedric Puleston, autor principal del estudio y profesor en la Universidad de California:

la isla podría haber contado con 17.500 personas en su apogeo, lo que representa el extremo más alto de todas las estimaciones anteriores. A pesar de su aislamiento casi completo, los habitantes de Isla de Pascua crearon una estructura social distinta, y se dieron estas sorprendentes obras de arte antes de que ocurriera un cambio dramático.

Así las cosas, el estudio sugiere que las estatuas fueron talladas y erigidas en un momento en que la Isla de Pascua contaba con una población mucho más grande.

Usando datos de la isla estimaron cuán alto podrían haber alcanzado esas cifras. Esta estimación se basó en el clima y la calidad del suelo en la isla, de hecho, se cree que el 19% ya era capaz de cultivar la cantidad necesaria de alimentos para todos los habitantes.

De esta forma, si los Moai hubiesen sido construidos por un grupo mucho más grande del que los europeos encontraron, se aclararía parte del misterio que rodea al enclave.

Sin embargo, esta nueva hipótesis también plantearía nuevas preguntas y quizás, aún más difíciles de responder como por ejemplo: ¿Por qué disminuyó tan rápido la población en los pocos siglos de diferencia entre la construcción de los Moais y el primer contacto con los europeos?

Eso sin contar con otra incógnita no revelada: ¿Cómo pudieron mover las ecsulturas de un lado a otro de la Isla?

Lo único cierto es que la Isla de Pascua, rapa Nui, el ombligo del mundo seguirá siendo un misterio…¿de momento?

Frontiers in Ecology and Evolution/ NewsWeek/Gizmodo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here