Tenía solo 16 años cuando convenció al mundo de que era una mujer adulta, libre, ardiente y dueña de su cuerpo.

Traci Lords

Sus candentes escenas la elevaron al paraíso del erotismo, siendo conocida como la Princesa del Porno, hasta que el mundo descubrió la verdad.

Cuando todo en tu vida es desperdicio, perdición, asfixia y no ves ninguna salida, la única respuesta en el túnel de la opresión es vender tu cuerpo. Eso es lo que pensó una adolescente que engañó al mundo con el descaro que la necesidad y el hambre visten a cualquier ser humano.

Sobre el hambre, las pesadillas y la necesidad de huir

Nora Louise Kuzma vivió una infancia llena de abusos, rechazo y confusión. Sabía que debía ganar dinero, como fuera, para lograr la libertad que veía tan lejana en el horizonte de sus propias oscuridades y tormentos.

Hija de un alcohólico que golpeaba a su madre, pronto un divorcio las dejó viviendo con su madre y sus tres hermanas en casa de su abuela, pero vivían de forma precaria y en un ambiente que las llevó a sentirse inadaptadas.

Portada del libro “Traci Lord: Underneath it All”

Años más tarde, escribiría en su libro Traci Lord: Underneath it All, que cuando era niña pensaba que su padre odiaba a las mujeres, y a su familia particularmente, porque se desarrollaron físicamente desde muy temprana edad y las hacía sentir culpables al respecto.

Además, cuenta uno de los episodios más crudos de su historia, cuando fue violada por un chico mayor que ella a los 10 años.

Luego de eso, su madre comenzó una nueva relación con Roger Hayes, quien según cuenta Lords, la tocaba cuando pensaba que ella estaba dormida.

La relación de su madre con Hayes, tampoco prosperó por lo que ella y sus hermanas tuvieron que vivir en un refugio para mujeres. Ese tipo de experiencias la llevaron a desarrollar una actitud rebelde, resiliente y de superviviente.

La huída

La única respuesta posible para salir de su tormentosa existencia era transformar su vida a través de la fama. 

Sin embargo, el camino fácil era lento e incierto, sobretodo para alguien de su edad. Decidió tomar una arriesgada decisión, pero sus circunstancias también lo eran y requerían medidas drásticas.

La desesperada joven le pidió ayuda a Hayes para conseguir empleo como niñera con una de sus amigas. Esa mujer, no identificada, le aconsejó conseguir una licencia de conducir para obtener más clientes. Como un favor le dio un acta de nacimiento para poder tramitar la licencia.

Consiguió un acta de nacimiento con el nombre de Kristie Elizabeth Nussman, quien tenía 25 años y se la presentó a todos los fotógrafos y productores que conocía. Todos creyeron que Elizabeth era la ambiciosa joven que soñaba con ser una estrella y que se autobautizó con el nombre de Traci Lords.

Al poco tiempo, consiguió entrevistas de trabajo con agencias de modelaje, y en poco tiempo, ya estaba posando desnuda para publicaciones sólo para adultos, aunque sólo tenía 15 años.

Traci Lords apareció en Velvet, Juggs y la famosa Penthouse, en esa publicación fue cuando apareció por primera vez con el seudónimo de Traci Lords.

Su imagen fue tan magnética que la edición en la que apareció en las páginas centrales, fue el número de Penthouse más vendido en toda su historia.

Traci finalmente estaba ganando dinero y podía liberarse de su vida pasada, así que no tardó mucho en saltar hacia la industria pornográfica.

Auge y Caída de Traci Lords

En 1984, cuando aún tenía 15 años, comenzó a actuar en películas y rápidamente se convirtió en una de las actrices mejor pagadas, fue denominada la “Princesa del Porno”.

A estas alturas, Lords ganaba más de mil dólares al día y además participó con éxito en videos musicales de la época. Era una celebridad, vivía tranquila.

Amparada por su experiencia, su siguiente paso fue crear TLC (la Compañía de Traci Lords), una ambiciosa productora de pornografía en la que ella también participaba. La empresa creó tres cintas y todo parecía prosperar, sin embargo, toda la farsa fue destruida en mayo de 1986.

Nadie sabía: productores, actores, fotógrafos, todos pensaban que la “Princesa del Porno” tenía más de 18 años.

La policía se enteró que Traci acababa de cumplir 18 años y que en casi todas las fotografías y películas en las que aparecía desnuda era menor de edad.

Productores asociados a ella fueron arrestados y ella fue puesta en custodia de protección.

Los detectives pensaron que algunos se habían aprovechado de ella y que había participado drogada en sus películas pero la VERDAD es que todos habían sido engañados por una niña con ganas de libertad.

Toda la obra que produjo antes de cumplir 18 fue denominada pornografía infantil y tuvo que ser retirada de todas las tiendas de contenidos para adultos.

La vida después del porno

Después de toda esa vorágine existencial, estudió actuación y en poco tiempo logró pequeños papeles, hasta que en 1990 John Waters la eligió para interpretar a la rebelde Wanda Woodwart, en Cry Baby, el primer paso de una próspera carrera como actriz.

Traci Lords en Cry Baby

Participó en Raw Nerve, Intent to Kill, Nowhere y Boogie Boy. Esa misma década lanzó un álbum como cantante que fue recibido de forma positiva ya que hablaba profundamente sobre los abusos de su infancia y las decisiones que tomó para ser famosa. Recientemente actuó en Zack and Miri Make A Porno, recordando sus orígenes, y además de que es un talento reconocido en Hollywood, es una leyenda viviente que se atrevió a engañar el mundo para alejarse de su pasado.

El mundo se sintió engañado por la joven Tracy y muchos la acusaron de traidora, mentirosa, aprovechada o víctima inocente…la verdad no es ni una ni otra, las mujeres no somos putas ni santas, nos movemos al igual que los hombres, entre nuestras virtudes y nuestra decadencia, los sueños y el hambre…Para nosotros Traci Lords, seguirá siendo un icono, el resultado de una sociedad que no protege a los niños y que surge una y otra vez, hasta lograr la vida que siempre soño y que ‘con dos ovarios’ logró construir.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here