Annie Leibovitz es una de las fotógrafas más populares y contundentes de nuestro tiempo. Nacida en un pueblo de Connecticut, tercera de seis hermanos, su pasión por la fotografía la llevó a capturar las instantáneas más célebres y representativas de los últimos treinta años.

Annie Leibovitz
Patrick Stewart ¬ Ian McKellen, in New York City. ©Annie Leibovitz.

Entre sus capturas más icónicas, se encuentra la imagen de John Lennon desnudo abrazando a Yoko Ono sólo 5 horas antes de morir y la portada de la revista Vanity Fair en la que la actriz Demi Moore aparecía desnuda mostrando su avanzado estado de embarazo y que escandalizó a la sociedad de la época.

La génesis de la capturadora de imágenes

Annie Leibovitz pasó su niñez y parte de su juventud viajando, debido a la profesión de su padre que era teniente coronel de las fuerzas aéreas. Esto significó que la joven pasará toda su infancia viviendo en distintas ciudades hasta que se instaló en San Francisco para asistir a la Escuela de Bellas Artes.

Leibovitz llegó a la ciudad de la libertad, en un momento en el que la sociedad estaba cambiando y lo hacía tomando las calles, vivió con intensidad la efervescencia de lo que estaba ocurriendo y tuvo la lucidez para captar el espíritu de las protestas, la política y el rock’n’roll norteamericano de la época.

Andy Warhol y la editora de moda Diana Vreeland, en Nueva York en 1976. ©Annie Leibovitz.

Eran los ‘70 y Leibovitz era una posadolescente de ojos caídos que estudiaba pintura en la ciudad californiana mientras tomaba clases nocturnas de fotografía, tras haber regresado de un viaje iniciático a Israel para trabajar en un kibutz.

En ese contexto, se presentó ante Robert Kingsburg, director artístico de Rolling Stone, para ofrecerle sus servicios con cierto descaro. No tenía ninguna experiencia, pero Kingsburg vio algo especial en ella. Pocas semanas después, firmaba su primera foto en la revista: un retrato del poeta Allen Ginsberg fumando marihuana con un joven ataviado con un turbante durate una manifestaciòn contra la guerra de Vietnam. La foto se convirtió en portada. Luego fotografió las campañas presidenciales de McGovern (perdió) y Carter (ganó), además de retratos de Andy Warhol, Jack Nicholson, Jane Fonda, Patti Smith, Roman Polanski, Muhammad Ali y Dalí, entre otros icónicos personajes de la cultura de la época.

Arrow
Arrow
John Lennon - RS 74 (Enero 21, 1971). Fotografía por Annie Leibovitz.
ArrowArrow
Slider

Leibovitz también acompañó en sus reportajes a algunos de los grandes escritores de Rolling Stone, como Hunter S. Thompson o Tom Wolfe.

Los métodos e intenciones del nuevo periodismo encontraron un reflejo gráfico en las imágenes de Leibovitz.

“En las campañas electorales, fotografié lo que rodeaba al candidato, como la prensa que lo seguía. Es decir, el otro lado del decorado. Ahora lo vemos todo el tiempo. Un reportero siempre quiere saber más que lo qee le sirven en bandeja”.

Su gran cometido en los setenta fue su seguimiento de las giras de The Rolling Stones. Leibovitz tomó el relevo de uno de sus ídolos, el gran fotógrafo Robert Frank, que rodó un documental sobre la banda que nunca se haría público. Supuestamente, por el profuso consumo de sustancias ilegales del que hicieron gala todos los implicados. Leibovitz admite haber terminado en rehabilitación. “Me costó ocho años abandonar esa gira. Casi me mata, pero sobreviví”, confiesa. Al observar las imágenes, no cuesta entender que a Leibovitz siempre le interesó más el magnetismo sobrecargado de sensualidad de Mick Jagger que el desapego cool de Keith Richards, que en sus imágenes cobra un papel bastante secundario.

Arrow
Arrow
The Rolling Stones, Philadelphia, 1975. ©Annie Leibovitz.
ArrowArrow
Slider

De esa época recuerda casi justificàndose:

“Vivía encadenando un encargo con el siguiente, con la nevera vacía, llena de energía y de obsesión. Me pareció que no podría vivir así durante mucho más tiempo”

En Rolling Stone, llegó a convertirse en fotógrafa jefe.

Arnold Schwarzenegger preparándose para disputar la competencia de culturismo Mr. Olympia en Pretoria (Sudáfrica) en 1975. ©Annie Leibovitz.

Esa época empezó a cerrarse en 1977, cuando el mítico editor de Rolling Stone, Jann Wener, consideró que San Francisco se había convertido en “un remanso cultural” y trasladó su cuartel general a Nueva York. “Una transición difícil para todos”, reconoce Leibovitz. En las noches de insomnio que precedieron a esa traumática mudanza, la fotógrafa solía subirse a su coche para respirar el asfalto californiano por última vez. Tomaba el puente de la bahía de San Francisco en dirección al este, o bien la autopista 580 hacia el norte, y consumía su estanque hasta las últimas gotas.

Leibovitz, John Lennon & New York

John Lennon estaba promocionando su nuevo disco. John Lennon sería la tapa de la próxima revista de la Rolling Stone. Era el 8 de Diciembre de 1980 cuando Annie se dirigió a la casa de John y Yoko para fotografiarlo pero, finalmente, los convenció de posar juntos. Yoko se negó a posar desnuda, pero John aceptó.

“Has capturado con exactitud nuestra relación”

-le dijeron ambos.

La foto era profunda. Sin embargo, no solo capturó la esencia de la relación, también se convirtió en la última foto de John Lennon con vida. Quizás el último beso de la pareja.

Una de las capturas que fueron tomadas a John y Yoko por Leibovitz. ©Annie Leibovitz.

Leibovitz terminó la sesión y se fue. John y Yoko quedaron solos en su hogar. A las pocas horas, John fue asesinado frente a su apartamento. Y la foto tomó una relevancia que nadie imaginó.

Un mes después del asesinato, Rolling Stone publicó la fotografía en honor a Lennon. Años después, en 2005, fue galardonada como la mejor portada de revista de los últimos 40 años.

“Una buena fotografía es aquella que, cuando cualquier persona la observa, logra volcar en ella sus propias experiencias y sentimientos”

-resume.

Para Leibovitz, como para el resto de la humanidad, el asesinato de Lennon será un punto de inflexión. Los setenta terminarán de golpe y ella empezará a experimentar con otro tipo de fotografía.

Re-edición especial de Rolling Stone Brasil con la portada de John Lennon y Yoko Ono. La edición original fue sacada el 22 de Enero de 1981. ©Annie Leibovitz.

Ese camino la condujo a ser fichada por Vanity Fair en 1983, donde desarrollaría una fotografía más conceptual, exuberante y aburguesada, poniendo fin a la década larga que pasó indagando en los márgenes de la contracultura.

Annie y Susan

Su intimidad y su vida privada se mantuvieron en secreto hasta que su pareja desde los años 80, la teórica y crítica de la cultura Susan Sontag, murió en el año 2004.

En ese momento, la carrera de Leibovitz adquirió una nueva dimensión permitiendo la publicación de una colección de retratos y fotografías personales alejados de la grandilocuente fotografía que había venido practicando.

“Dejé que mis emociones huyeran conmigo.”

De ese trabajo íntimo y personal, nació el libro “Women”, un proyecto que ella misma ha denominado un “work in progress” eterno, porque las historia de mujeres se siguen sucediendo. El primer tomo lo lanzó junto a Sontag en 1999, el segundo, en 2016 y en donde incluyó nuevas historias de mujeres y que llegó en el momento en que el mundo despertaba a una revolución feminista.

“Cuando la conocí, me encontraba a mitad de mi carrera, a finales de los ochenta. Tuve que retratarla, y a partir de ahí nos unimos mucho. Ella me decía que yo era buena, pero que podía ser mejor. (…) Susan instaló en mí la necesidad de mejorar. Por ella diversifiqué y amplié mis objetivos. Por ella fui a Ruanda, a Sarajevo, me tomé las cosas mucho más en serio y dejé de reírme del mundo”.

Leibovitz es conocida por su perfeccionismo y su deseo de crear imágenes que, aunque según dice ella no tienen intención de crear polémica, despierten en el espectador algo que no consiguen otros artistas. Tiene un don, una facilidad innata para conseguir captar algo más de otra persona.

Arrow
Arrow
Cate Blanchet, 2004. ©Annie Leibovitz.
ArrowArrow
Slider

Tal vez por ello ha cosechado tantos premios en su carrera y es la fotógrafa mejor pagada del mundo. Leibovitz tiene hasta el título de “Leyenda viviente”, otorgado en abril del año 2000 Biblioteca del Congreso de Estados Unidos. Las consideraciones y obligaciones de ser una leyenda viviente no las sabemos a ciencia cierta, lo que está claro es que con una gran fama como la suya también viene una gran responsabilidad. Esa responsabilidad es la de seguir creando a pesar de contar ya con 67 años de vida y acercarse, cada vez más, a la edad de retirarse.

Leibovitz ha fotografiado 142 portadas de la revista Rolling Stone y lleva desde 1983 trabajando para la revista Vanity Fair y colaborando con Vogue. Con este historial es difícil pensar en un artista mejor preparado para trabajar con personajes populares de la cultura pop.

Arrow
Arrow
Daisy Ridley and Mark Hamill, Ireland. Foto por Annie Leibovitz para Vanity Fair.
ArrowArrow
Slider

Sus imágenes rara vez pasan desapercibidas, e incluso su estilo más elegante y maduro está cargado de retratos oscuros, apagados y sencillos que aunque no son portada de revistas, dejan en claro que la técnica de Leibovitz sigue siendo un sello de honestidad, de belleza y de intimidad.

Premios y reconocimientos

En 2013, Annie Leibovitz fue galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades. Esto no fue sino la guinda de una serie de reconocimientos, tanto a nivel nacional en Estados Unidos, como a nivel internacional. Por ejemplo, en 1984 se le entregó el premio de fotógrafo del año por la Asociación Estadounidense de Editores de Revistas. En 2005 la revista American Photo le otorgó el título de fotógrafo más influyente de nuestros tiempos.

Arrow
Arrow
Patti Smith, St. Clair Shores, Michigan. ©Annie Leibovitz.
ArrowArrow
Slider

Más allá de premios, sueldos millonarios y una historia que refleja la osadía de una mujer que supo estar en el lugar exacto en el momento preciso, Annie Leibovitz ha tenido una influencia en la fotografía que ha cambiado la forma de retratar personalidades influyentes, creando una nueva perspectiva de la forma en que se pueden presentar frente al lente y el mundo que los observa.

Para conocer más de su trabajo visita su Facebook y Portofolio One.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here