Como respuesta a décadas de opresión, abuso y sometimiento, un grupo de mujeres inglesas crearon un espectáculo en donde mezclaban rock, satanismo y sexo lésbico.

Rockbitch
Rockbitch

Con letras como «Sexuality can give to you / The power to destroy all emptiness / That’s true, I knew/La sexualidad puede darte el poder de destruir todo el vacío, es verdad, yo lo sé”, anuncian que no están para jugar el rol que históricamente se le asignó a las mujeres.

Su puesta en escena era igual de potente: aparecían con vestimenta sadomaso, ejecutando con potencia los instrumentos y alabando la libertad sexual sin recato en su lenguaje. Se tomaban el escenario mostrando sus cuerpos desnudos y disfrutaban del sexo explícito en frente de una audiencia que quedaba atónita ante la libertad expresada en escena.

Rockbitch

Rockbitch nació en Inglaterra, practicaban un sonido despiadado con ciertos toques de oscuridad que estremecía a quienes observaban. Muchos de sus temas deambulaban entre la música gótica, el punk y el metal e incluso, lograban transformar sus acordes en  un registro experimental pulcro y brutal.

Rockbitch
Rockbitch

Su descaro y la potencia de su música hizo que su fama sólo alcanzara renombre en la escena underground, sin embargo, su espectáculo logró triunfar en escenarios de Inglaterra, Alemania y Noruega, en donde muchas veces, tras su puesta en escena quedaron vetadas por las autoridades, que se escandalizaban ante lo explícito y bizarro de sus presentaciones.

Rockbitch

Las integrantes de Rockbitch eran Julie Worland en voz, Luci en guitarra, Amanda en el bajo, Nikki en piano y flauta, Jo en batería y bajo, Babe (guitarra y coros). Algunas de ellas tenían estudios formales de música clásica.

Rockbitch: más que música

Official RockBitch Mini Documentary from RockBitch on Vimeo.

Para los críticos y detractores de la banda, su música era basura y sólo buscaban llamar la atención como fuera, sin embargo, a Rockbitch le preocupaba más defender su ideología que su música, reivindicando el sexo libre y recordando los ritos paganos con reminiscencias de simbología celta, en donde las sacerdotisas hacían grandes bacanales celebrando el placer proporcionado por los dioses.

Pese a toda su potencia, descaro y libertad de pensamiento, las fuerte censura que  recibieron redujo los espacios en los que podían tocar, por lo que terminaron cediendo ante la constante presión de las autoridades de Gran Bretaña y pusieron fin a su historia en 2002, dejando un legado innegable y la historia de un proyecto feminista que hasta hoy sigue siendo irreproducible.

Impure

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here